El huracán Beryl pone de relieve la necesidad de sistemas de alerta temprana sólidos tras lo ocurrido en el Caribe

De acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial, el huracán Beryl, que ha causado numerosos destrozos desde el Caribe hasta México y ahora Estados Unidos, ha puesto de relieve una vez más la urgente necesidad de contar con sólidos sistemas de alerta temprana. Beryl se convirtió en el huracán más potente que se formó en el Atlántico durante el mes de junio y se intensificó rápidamente pasando de depresión tropical a tormenta de categoría 4.

En la madrugada del lunes, hora local, tocó tierra en Texas como huracán de categoría 1, provocando una peligrosa marejada ciclónica y riesgo de inundaciones repentinas. Según el centro regional especializado de la OMM en Miami, gestionado por el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, se espera que se debilite rápidamente a medida que se adentre en el país.

La agencia también advirtió de una temporada de huracanes muy intensa, con hasta 25 tormentas con nombre previstas hasta noviembre. De ellas, entre ocho y trece podrían convertirse en huracanes. «Tenemos que estar especialmente atentos este año debido al calor oceánico casi sin precedentes en la región donde se forman los huracanes del Atlántico y al cambio a las condiciones de La Niña, que en conjunto crean las condiciones para una mayor formulación de tormentas», dijo el secretario general adjunto de la organización.

en Jamaica, donde el huracán tocó tierra a las 17:00 del 3 de julio, informan de un «panorama aleccionador de daños y destrucción generalizados».

En Jamaica, más de 250 carreteras e infraestructuras críticas han sufrido graves daños por la caída de árboles, las inundaciones y las mareas de tempestad. Muchas casas han perdido sus tejados, según un boletín humanitario publicado el domingo. Se calcula que unas 160.000 personas, entre ellas 37.000 niños, necesitan ayuda humanitaria.

En Granada, Carriacou y Petite Martinique, así como las zonas del norte, se encuentran entre las más afectadas, con enlaces de transporte público limitados entre Carriacou y el continente. La isla de Union, en San Vicente y las Granadinas, también está gravemente afectada. Las autoridades están alojando a las personas vulnerables en instalaciones turísticas y realizando evaluaciones. Un número indeterminado de personas ha evacuado la isla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *